martes, 14 de febrero de 2017

Comienza la temporada de cría 2017

4 pichones del 2017, entre ellos 2 brunos plata
Ayer, 13 de marzo,  nacieron los primeros pichones del 2017, ocho para ser exactos, es la primera vez que empiezo a criar tan tarde, este año ha sido porque prácticamente he estado en España hasta mediados de enero. Afortunadamente solo un par de hembras se adelantaron. 

Después de analizar las voces he tenido que reforzar las voces a través de la incorporación de varios ejemplares que he escuchado previamente y en los cuales tengo fe.
 A diferencia del pasado año donde crié cerca de 80 pichones, este año tengo como objetivo criar alrededor de 40 pichones, que es la cifra de ejemplares manejables de acuerdo a mi disponibilidad de tiempo. 

los 3 primeros
El 2016 se convirtió en una pesadilla al momento del enjaule ya que de los 80 pichones unos 55 fueron machos, demasiados.

 Como de costumbre, la base son 14 hembras y 6 machos, criando solo con la hembra con la excepción de una pareja ya que solo planeo usar el macho con esa hembra, si los números no fallan y con un promedio de 2.5 pichones x hembra y una sola puesta, debo llegar a unos 35 pichones. 


 A diferencia de otros años la tasa de fertilidad es muy alta, quizás por la debida preparación de los machos con complejo B a diario y de complementos vitamínicos E dispuestos en el pastón de cría. Veremos cómo se desenvuelve la temporada que apenas se inicia. 

sábado, 11 de febrero de 2017

Balance de temporada 2016


Aunque ya estamos en febrero del 2017, por distintas razones, no había escrito sobre la temporada 2016, entre ellas cierto desánimo por algunas circunstancias que me tocó enfrentaren el año, y que no vienen al caso nombrar, y por otro lado la dedicación a un trabajo que espero pronto difundir. La temporada de cría del 2016 comenzó con una serie de infortunios ya que tres de los cuatro machos con los que iba a reforzar las voces originalmente murieron antes de viajar, ¿mala suerte o destino? ¡Qué importa! Sumado a esto dejé mis pájaros base en España ya que me había comprometido con un buen amigo y traté de hacerme de otros ejemplares de valía a última hora, que oportunidad de oro para algunos para respaldar las palabras con hechos, algo que no pasó pero que sirve para validar una vez más que los euros pueden más que todo para algunos criadores.

Afortunadamente un par de amigos de CTEM me echaron un cabo a última hora y pude contar con un par de machos, y a estos dos sumados a otro par del 2014 les tocó actuar como padrotes, había un riesgo en las voces resultantes que de forma colectiva venían bajando en mi aviario, en la dirección contraria a la que me quería encaminar. Este año críe en el aviario, eduque parcialmente en otra habitación y luego retorné los noveles al aviario en busca de suministrarles algo más de luz y de ventilación. Error. Pero lo que no se prueba no se aprende. Ese movimiento descontroló el proceso de aprendizaje de varios de los pichones y los expuso a las aves que visitan mi jardín todos los días, que lejos de ayudar perjudican con sus estridencias, sonidos rasgados y graznidos en algunos casos.

Habiendo tenido sumo cuidado con el proceso de enjaule, al menos una docena de machos apuntaban a grandes cosas adornados de cuantiosos floreos y un trío de compuestas de no menor valía. Al cabo de tres semanas y de la noche a la mañana, uno de los ejemplares que mejor se desempeñaba y que consideraba ya con el canto a punto de cristalizarse comienza a dar un par de notas desagradables que en menos de un día se propagan al pico de otro trio. Los aíslo tan rápido como puedo, quedando limpios unos tres ejemplares con los que trabajo intensamente, cada uno tiene algún detalle que no me termina de convencer: a uno le falta voz, otro es espectacular, pero se ceba con un par de giros y el tercero se apoya con insistencia en notas continuas para dar los floreos cuando le placía. Buenos ejemplares, sí, pero cuando se tiene un tiempo trabajando el nivel de ambición en términos de resultados se eleva produciendo frustraciones ante los imponderables, infortunios o consecuencias de los errores cometidos.


Más que los resultados de un concurso, que como a todo el mundo a uno le gusta premiar, me preocupaban dos cosas:  a) que el trabajo que uno realiza además de complacerme a mí guste y b) que el nivel del aviario en términos de voces y dicción suba.  Después de todo es un año de trabajo que se va por la borda, un año de esfuerzo de mucho tiempo dedicado y sacrificios. Al final y para resumir uno de los tres pájaros premió dos segundos y un cuarto premio, llegando de sexto en el mundial de Almería. En mi opinión ese ejemplar con un solo giro mas era otra historia, pero carecía del mismo. Los tres ejemplares se quedaron a criar en casa de un buen amigo en Valencia que espero les sepa sacar el debido provecho. 

Aunque no un mal año, tampoco fue para echar cohetes, pero para lo que definitivamente si fue es para  reflexionar sobre errores u omisiones y sobre todo para dejar evidencia escrita que ayude a otros a no cometerlos. 

martes, 31 de enero de 2017

Del pasado: Los períodos bio-rítmicos en la Canaricultura de Manuel Rodríguez Cruz


Este artículo de mediados de los 90's fue escrito por Manuel Rodríguez Cruz, destacado canaricultor de los años 50, juez, fundador de la ACE y uno de los protagonistas de la redacción del primer código de canto del canario timbrado español. Estoy algo familiarizado con el tema ya que mi padre era un apasionado de las carreras de caballos que se celebraban todos los fines de semana, él programó el cálculo de los ciclos bio-rítmicos de cada ejemplar concursante en las semanas para elaborar su cuadro de apuestas, de más está decir que no hizo mayor fortuna con la aplicación en las carreras de caballos, ¿funcionará en los canarios?. Rodriguez Cruz lo explica.......






















Del pasado: Los minerales en los canarios por Manuel OMS










lunes, 30 de enero de 2017

¿Gafe o destino?


Hace apenas una semana comencé la cría, como varias hembras estaban en celo, tenía que viajar una semana a Brasil y una vez juntadas las parejas el primer huevo se produce a los seis o siete días dejé juntas 6 hembras con sus respectivos machos. Al llegar, revisando los nidos encuentro dos huevos puestos por una de las hembras a la que más optimismo le tenía esta temporada, una hembra pía preciosa. Estos dos huevos tenían problemas a nivel de formación calcárea, uno de ellos en fárfara y el otro presentaba una ruptura cercana a uno de sus polos.  Al observar esto procedí a suministrarle calcilux en el agua y un complemento mineral en forma de grit, el tercer huevo fue normal y hoy esperaba el cuarto con la ilusión del que la puesta tuviese por lo menos dos huevos. Al llegar al aviario esta mañana observo a la hembra cabizbaja, arrinconada y con el pico abierto jadeando, la típica sintomatología de retención de huevo.

 La tomo sin que oponga mayor resistencia y mis temores se confirman; la cloaca ha sufrido un prolapso, así que comienzo el protocolo de extracción del huevo por medio de masajes muy delicados y precisos, apenas comienzo me doy cuenta que ya no respira y que sus ojos están cerrados, sigo con el proceso y logro sacarle el huevo en perfecto estado. La puesta la realizará otra hembra que solo ha puesto dos huevos, pero esta hembra, tan mimada y consentida se ha ido. 

Y es que los ejemplares que uno más aprecia suelen ser las víctimas de los imponderables, término muy utilizado por el afamado colombófilo cubano Victor Manuel Perez Lerena(http://palomasdelahabana.blogspot.com/p/d-victor-perez-lerena.html) para referirse a aquellas circunstancias que se presentan de forma imprevista e inevitable.

Y comienzo a recordar casos similares donde la suerte ha sido caprichosa; en el 2010 cuando traje un magnifico ejemplar del aviario de Francisco Aroca, fui desde Madrid a Valencia solo a buscarlo, venia también cargado de ilusiones. Esa noche, ya de vuelta en Madrid, cené con otro aficionado quien me dirige una crítica directa e incesante por haber adquirido aquel ejemplar al que cariñosamente bauticé “Paquito” en honor a su criador.

– Ya verás lo que dará este ejemplar – le digo ya cuando el tema se vuelve repetitivo.

Al llegar a Panamá, colocó al ejemplar en una jaula de concurso y observó que levanta una de las patas en señal de profunda molestia. Al revisar detalladamente, observo una lesión en la almohadilla: “clavos”. La lesión ya presentaba una inflamación importante por lo que procedí a iniciar el tratamiento, que en aquel momento no dominaba en absoluto. El ave comienza a mejorar y lo emparejo con una de mis mejores hembras, una verde de anilla 02-FQ011-2010. A los pocos días, Paquito muere, víctima de su afección. La puesta es muy corta, de solo tres huevos, de los que nacen dos machos amarillos y una hembra verde, viva imagen de su madre. Los machos amarillos son ejemplares espectaculares (24-FQ011-2011 Y 25-FQ011-2011) obteniendo premios en varios concursos de la temporada 2011. De ellos derivaron muchos ejemplares que cosecharon muchos triunfos incluyendo el campeonato de España 2012 (en manos de otro criador) y otro descendiente logró una medalla de plata en el mundial (también en manos de otro criador). Irónicamente, dos años más tarde, aquel criador que me había criticado tanto por la adquisición de Paquito me compra uno de sus hijos para utilizarlo como reproductor. 

Todavía hoy, los descendientes de Paquito siguen dando ejemplares de magnifica calidad y siempre me pregunto si lo hubiese cruzado con un par de hembras más que tipo de ejemplares hubiera dado, pero parece que su destino estaba destinado a cruzarse con una sola hembra y a dar esos dos campeones.


Y es que parece que el destino también juega caprichosamente con nuestras aves, o ¿será una cuestión solo de mala suerte? Habrá que esperar por el destino de los dos huevos póstumos de esa hembra pía, ya os contaré la historia…………….

miércoles, 25 de enero de 2017

CUANDO LO BLANCO NO ES NEGRO

Rescato un artículo escrito en 1959 por un aficionado con referencia a la ética en la canaricultura, podéis juzgar su vigencia transcurridos más de 50 años desde su publicación. Sin duda alguna sigue y seguirá existiendo la envidia de los sembradores de cizaña que no pueden soportar el éxito de otros compañeros aficionados y envenenan con su boca sembrando dudas sobre la justicia de los enjuiciamientos ó sobre los mismos compañeros, estos cizañeros no tienen remedio porque ni tienen ética ni nunca se transformaran en personas de bien. 

Lo preocupante es caer en el juego de palabras de los cizañeros y convertirnos en portavoces de falsedades, rumores o especulaciones de forma inocente, y a todos quizás nos haya pasado, Seamos benevolentes en el merecido halago y prudentes en la crítica ponzoñosa, 

Preocupémonos mas por mejorar nuestros aviarios y por entender donde están nuestras fallas para establecer los correctivos de la siguiente temporada y de esa manera progresar como canaricultores y no de restarle crédito a quienes son exitosos.

"Hablar es gratis y si se hablas mal en demasía, siempre algo quedará"

CUANDO LO BLANCO NO ES NEGRO
Par Jose María Meana Azebat
27-9-1959

ETICA CANARICULA
Los españoles aficionados a la Canaricultura, cultores de canarios de todas las variedades y razas, desde lo inverosímil hasta lo sublime, tenemos toda una loca pasión por aquello que constituye nuestra preferencia, haciéndonos incurrir con demasiada frecuencia en juicios injustos y apreciaciones erróneas.
Esto en si tiene muy poco de particular, puesto que los Canaricultores somos humanos, y por lo tanto no estamos exentos de ese mal tan común entre los seres de este mundo, de los que no constituimos una excepción
.
Lo malo no es esto, puesto que un mal a fuerza de generalizarse deja de ser tal mal, por lo menos eso creemos nosotros; lo malo, y esto es lo importante, es que los Canaricultores a la vez que cultivamos canarios cultivamos también otra especie de animales cuya cría y propagaci6n no es tan noble ni honrosa; este, es un pequeño gusanillo, y no por pequeño menos temible, de efectos francamente infernales, que destruye reputaciones, deshace amistades, siembra la discordia, y por consecuencia es la causa principal de la disgregación actual de la Canaricultura Española.

En el cotidiano conversar de los Canaricultores en sus acostumbrados corrillos, este gusanillo hace su aparición muy frecuentemente, siempre en su misión destructora.

Refiriéndose a los pájaros de un conocido canaricultor que siempre logra destacados puestos en los certámenes, uno de la tertulia dice:

«Es que eso no tiene mérito; este señor tiene dinero y compra buenos ejemplares, así cualquiera lo hace». Los demás callan y dejan correr la bola, unos porque también sienten el gusanillo dentro de sí: otros, los más, por falta de valor cívico.
No, señores míos, no es así; si a este señor que se expresa en esta forma, uno de los que escuchan le preguntan si el no compró también reproductores no podría decir que no, y sería darle una lección adecuada a su mala intención, y de un solo tiro se mataría el gusano y el mal.
«Fulanito -dice otro-- tiene en su casa habitaciones suficientes para separar los machos de las hembras, así estos al no cantar encelados no estropean su canto; esto no es hacer Canaricultura», agrega, como si el hacer Canaricultura estuviera supeditado a tener más dinero ni menos habitaciones.
Un tercero añade: «Menganito, más que un Canaricultor es un negociante; hay que ver ... vender un Canario en tantas o cuantas pesetas, esto es ir en contra de la Canaricultura y en contra de la afición, y por tanto debemos echarlo de nuestra Asociación, o por lo menos hacerle el vacío y aislarle». Sin pensar que todos y cada uno de ellos aprovechan la primera oportunidad que se les presenta para vender un pájaro que en la mayoría de los casos no vale nada, y que incluso supone un engaño para quien lo compre, a cantidades mayores que las que censuran.

Pero, señores míos, no le demos vueltas; no echemos la culpa de esto a nadie, la culpa la tiene el gusanillo; ante la labor de este, ríanse todos de los efectos devastadores del acaro y demás microbios que originan las enfermedades, verdaderas plagas de nuestros criaderos; estos matan pájaros, matan nuestros canarios, pero aquellos matan moralmente al Canaricultor, y lo que es aún peor, matan la afición a la Canaricultura.

Pero también como en todas las cosas y en todas partes, entre los Canaricultores hay excepciones, aunque pocas por desgracia nuestra, y así encontramos entre ellos personas justas a quienes llamamos estrechos de conciencia, y que son las (micas que ven lo blanco blanco con toda su pureza, sin espejismos, sin velos. ¡Porque, queridos amigos, así como nuestros pájaros se contaminan fácilmente
de cualquier enfermedad entre ellos, no nos contaminamos nosotros de las buenas virtudes de estos estrechos de conciencia que yo llamaría puritanos? Ello haría más bien a la Canaricultura, que todos los laboratorios del· Mundo puestos a nuestra disposición para combatir las plagas de nuestros Criaderos.

No consintamos que nuestra conciencia tenga la elasticidad de una goma, sino que sea estrecha, justa y honrada; y allí donde surja el gusanillo matémoslo sin compasión sabiendo que hacemos un bien a nuestros semejantes. A lo blanco llamémosle blanco, y negro a lo negro, eliminando así tantos males que nos acosan e impidiendo que progrese el embuste, la rencilla, la mala intención, el golpe bajo,
y tantas enfermedades que constituyen la plaga entre nuestros Criadores, más importante y más nociva que la de nuestros criaderos. Yo pienso muchas veces que, ya que los Canaricultores somos tan dados a nutrir nuestros pájaros de Vitaminas de todas las gamas y letras, pudiéramos nosotros ingerir una Vitamina que nos hace más falta que a nuestros canarios, y que su carencia es mal de todos los males, la Vitamina de la VERDAD.

Si así lo hiciéramos no nos irrogaría perjuicio ninguno; ·por el contrario, todos seriamos atentos, cordiales, justos, bien intencionados, no hablaríamos mal de nadie, y, ya inmunizados defenderíamos la VERDAD con valentía, pensando que hacemos solamente lo que debemos, y amparados en nuestra propia estimación.